Tierra para aloe vera

Problemas del aloe vera

Una cosa importante que hay que saber sobre la plantación de Aloe vera (Aloe barbadensis, Aloe medicinal) tiene que ver con su composición. Esta planta es una suculenta, lo que significa que almacena agua en sus grandes hojas carnosas (¡queremos todo el gel que podamos conseguir!) y en sus gruesas raíces fibrosas.

Este es el aspecto de la plantación 4 años después. El aloe se propaga mediante la producción y el crecimiento de crías. Su crecimiento lateral está limitado por el diámetro de la maceta. Podría permanecer en esta maceta durante otro año, pero voy a dividir y trasplantar parte de ella la próxima primavera. ¡Estén atentos a ese post y vídeo!

Aquí está la planta madre y una olla de sus crías antes de plantar en el contenedor. Tenía otra maceta llena de cachorros pero la regalé. ¿Cuánto aloe necesita una chica cuando cada planta produce tantos bebés?

Me encanta el aspecto del áloe en una maceta de barro o terracota. Se da bien cuando se planta directamente. La terracota sin esmaltar y la arcilla son mejores porque son más porosas y permiten que esas raíces grandes y gruesas reciban más flujo de aire.

Como puedes ver, planté 3 crías de buen tamaño y la planta madre en 1 maceta grande (18″ de diámetro). Voy a trasladar la planta a una maceta de 22″ en la próxima primavera. Dividiré la planta y quitaré algunas de las crías para que la planta tenga más espacio para crecer.

¿Se puede utilizar tierra normal para el aloe vera?

La tierra normal para macetas es demasiado densa para el aloe vera, pero puede enmendarse añadiendo arena, perlita o grava.

¿Necesitan las plantas de áloe luz solar directa?

Es fundamental que coloque su aloe en una ventana donde reciba un mínimo de seis horas de luz solar al día. Sin luz directa y prolongada, la suculenta empezará a estirarse y perderá su atractiva forma compacta. El tallo puede volcarse y debilitarse.

  Como nace la mata de canela

Cosecha de aloe vera

Marie Iannotti es jardinera de toda la vida y maestra jardinera veterana con casi tres décadas de experiencia. También es autora de tres libros de jardinería, fotógrafa de plantas, conferenciante y antigua educadora de horticultura de Cornell Cooperative Extension. Marie ha escrito sobre jardinería en periódicos y revistas de todo el país y ha sido entrevistada para Martha Stewart Radio, National Public Radio y numerosos artículos.

El aloe vera, que suele cultivarse como planta de interior, es conocido por sus hojas, que contienen un gel calmante que se utiliza para las quemaduras solares y otras irritaciones de la piel. Con más de 300 especies (la más común es el Aloe barbadensis miller), esta suculenta tropical presenta hojas carnosas en forma de lanza con bordes dentados que crecen a partir de una roseta basal. Si las condiciones de cultivo son las adecuadas, en los extremos de los tallos aparecen flores puntiagudas de color amarillo, rojo o naranja. Las plantas jóvenes no suelen florecer, y el aloe cultivado como planta de interior puede tardar años en producir tallos florales. Aun así, esta suculenta de rápido crecimiento alcanzará su tamaño maduro en tres o cuatro años y produce crías que pueden trasplantarse o regalarse a otros amantes de las plantas. No es necesario tener un pulgar verde.

Replantar aloe vera

CULTIVO DE ALOE VERACÓMO CUIDAR LAS PLANTAS DE ALOE VERALa planta de aloe vera es una suculenta fácil de cultivar y muy atractiva para interiores. El aloe vera es una especie de planta suculenta del género Aloe. La planta carece de tallo o tiene un tallo muy corto con hojas gruesas, verdosas y carnosas que se abren en abanico desde el tallo central de la planta. El margen de la hoja está dentado con pequeños dientes. Antes de comprar un áloe, tenga en cuenta que necesitará un lugar que ofrezca luz solar brillante e indirecta (o, luz solar artificial). Sin embargo, la planta no aprecia la luz solar directa sostenida, ya que tiende a secarse demasiado y a amarillear las hojas, lo que las hace poco aptas para su uso. Mantenga la planta de aloe vera en una maceta cerca de una ventana de la cocina para utilizarla periódicamente, pero evite que los rayos del sol le den directamente.

  Como plantar cebollas en el huerto

Las plantas de aloe vera también son útiles, ya que el jugo de sus hojas puede utilizarse para aliviar el dolor de rasguños y quemaduras cuando se aplica de forma tópica. Más información sobre la recolección más adelante.ANTES DE PLANTAR UNA NUEVA ALOE VERAEs importante elegir el tipo de maceta adecuado. Se recomienda una maceta de terracota, ya que permitirá que la tierra se seque entre riego y riego. También se puede utilizar una maceta de plástico o esmaltada, aunque éstas retendrán más humedad. Cuando elija una maceta, asegúrese de que tiene al menos un orificio de drenaje en el fondo y de que es tan ancha como profunda. Las plantas de aloe vera son suculentas, por lo que hay que utilizar un sustrato que drene bien, como los que se utilizan para cactus y suculentas.

Mezcla de tierra para aloe vera

Como se suele decir, el aloe vera es una planta que crece en el desierto, pero siempre será una planta del desierto. Le gusta la tierra seca y con buen drenaje, que se riega regularmente cada una o dos semanas. Es muy fácil regar el aloe en exceso, pero tampoco lo riegues demasiado. Un suelo adecuado retendrá la humedad suficiente para nutrir tu aloe las 24 horas del día. En este artículo te explicamos cuál es la mejor tierra para el aloe vera y dónde encontrarla.

  Cuando se siembran los pepinos

El aloe vera es originario de la Península Arábiga y, hoy en día, crece en diversas regiones áridas y tropicales, así como en la mayoría de los apartamentos cálidos. Esta suculenta está bien adaptada a condiciones cálidas, luminosas y secas. Las hojas gruesas y puntiagudas por las que premiamos al áloe retienen la humedad para que la planta beba entre los días de lluvia. También tiene raíces fibrosas y poco profundas a las que les gusta estar secas, pero no deshidratadas (sí, hay una diferencia). Dependiendo de las condiciones de interior y del tamaño de la planta, el aloe suele agradecer que se le riegue una o dos veces por semana. La tierra para macetas, una ubicación adecuada en la habitación y un programa de riego constante mantendrán el aloe bien hidratado y en plena forma.

Entradas relacionadas