Como cuidar las gardenias planta

Gardenia cuidado interior

Las gardenias crecen muy bien en contenedores o macetas y pueden añadir belleza y fragancia a un patio, porche o terraza. Estas plantas perfumadas de hoja perenne son fáciles de cultivar al aire libre en macetas.    Son fáciles de cuidar y sólo requieren podas ocasionales para mantener su forma y tamaño.

Una ventaja de cultivar estos arbustos en contenedor es que, si vive en un clima más frío donde no sobrevivirían al frío invernal, pueden trasladarse fácilmente al interior o a un garaje o invernadero fresco.

Las gardenias se pueden plantar durante todo el año, pero la mejor época es a principios de otoño o primavera.    Así tendrán tiempo de establecerse en su nueva maceta y desarrollar capullos y flores.    Las gardenias pueden estar a pleno sol, pero la mejor ubicación es una que les dé un poco de sombra o un descanso del sol por la tarde.

Elija una maceta que pueda crecer con su arbusto.  Las gardenias se pueden trasplantar, pero deberás elegir una maceta que sea entre 10 y 15 cm más grande que la maceta en la que venían.    De este modo, las raíces tendrán espacio para estirarse y establecerse para que la planta crezca sana.

¿Cómo puedo mantener sana mi planta de gardenia?

Las gardenias necesitan al menos dos centímetros de agua a la semana, ya sea de lluvia o de manguera. Aplica mantillo a una profundidad de dos a cuatro pulgadas para ayudar a mantener la humedad en el suelo y controlar las malas hierbas que acaparan el agua. No dejes que las plantas se sequen del todo antes de regarlas, y riega con regularidad.

  Planta de te verde

¿Cómo se cuida una gardenia en maceta?

El cuidado de las gardenias en macetas

Lo más importante es un buen drenaje, así como sol filtrado o pleno sol. Les gusta que las alimenten regularmente con abono o fertilizante diseñado para plantas ácidas. No es necesario podarlas mucho, pero sí recortarlas de vez en cuando para mantener su forma y tamaño.

Gardenia de interior

Este artículo ha sido escrito por Lauren Kurtz. Lauren Kurtz es naturalista y especialista en horticultura. Lauren ha trabajado para Aurora, Colorado, gestionando el Jardín Water-Wise en el Centro Municipal de Aurora para el Departamento de Conservación del Agua. Se licenció en Estudios Medioambientales y de Sostenibilidad por la Western Michigan University en 2014.

Las gardenias son hermosas plantas con fragantes flores blancas y hojas brillantes de color verde oscuro. Sus aromáticas flores las convierten en un complemento muy deseable para tu jardín, pero pueden ser difíciles de cuidar. Si preparas bien la tierra antes de plantar y mantienes la humedad y la salud de la planta, podrás disfrutar de tu gardenia durante muchos años.

Este artículo ha sido escrito por Lauren Kurtz. Lauren Kurtz es naturalista y especialista en horticultura. Lauren ha trabajado para Aurora, Colorado, gestionando el Jardín Water-Wise en el Centro Municipal de Aurora para el Departamento de Conservación del Agua. Se licenció en Estudios Medioambientales y de Sostenibilidad por la Western Michigan University en 2014. Este artículo ha sido visto 77.606 veces.

Cuidado del árbol de gardenia

Jon VanZile es un maestro jardinero que escribió contenidos para The Spruce durante más de una década. Es autor de “Plantas de interior para un hogar saludable”, y sus escritos también han aparecido en el Chicago Tribune, y Better Homes & Gardens, entre otros. Jon empezó a coleccionar plantas hace más de 10 años y mantiene una creciente colección de plantas raras y tropicales.

  Tipos de plantas de guindillas

La gardenia (Gardenia jasminoides), un arbusto tropical de hoja ancha perenne, suele cultivarse como planta de interior de gran tamaño porque sus flores desprenden un olor magnífico. De hecho, pocos olores naturales son tan evocadores y memorables como el de esta codiciada planta. Sin embargo, si no fuera por su fragancia, pocos jardineros intentarían cultivar esta gardenia de alto mantenimiento, que sólo suele encontrarse en invernaderos comerciales. Aun así, si se está dispuesto a afrontar el reto, incluso unos pocos meses de floración hacen que merezca la pena.

Las gardenias también pueden plantarse en el exterior en primavera u otoño en el sur de Estados Unidos o a lo largo de la costa del Pacífico. Los jardineros suelen comprar ejemplares maduros en maceta para que florezcan inmediatamente. Si decide cultivar gardenias a partir de semillas, espere de dos a tres años antes de que la planta florezca.

Gardenia, joya de la corona

Las gardenias crecen muy bien en contenedores o macetas y pueden aportar belleza y fragancia a un patio, porche o terraza. Estas plantas perfumadas de hoja perenne son fáciles de cultivar al aire libre en macetas.    Son fáciles de cuidar y sólo requieren podas ocasionales para mantener su forma y tamaño.

Una ventaja de cultivar estos arbustos en contenedor es que, si vive en un clima más frío donde no sobrevivirían al frío invernal, pueden trasladarse fácilmente al interior o a un garaje o invernadero fresco.

  Cuidados de la clivia planta

Las gardenias se pueden plantar durante todo el año, pero la mejor época es a principios de otoño o primavera.    Así tendrán tiempo de establecerse en su nueva maceta y desarrollar capullos y flores.    Las gardenias pueden estar a pleno sol, pero la mejor ubicación es una que les dé un poco de sombra o un descanso del sol por la tarde.

Elija una maceta que pueda crecer con su arbusto.  Las gardenias se pueden trasplantar, pero deberás elegir una maceta que sea entre 10 y 15 cm más grande que la maceta en la que venían.    De este modo, las raíces tendrán espacio para estirarse y establecerse para que la planta crezca sana.

Entradas relacionadas