Como abonar la tierra para huerta

Tabla de abonos para huertos

Tanto si utilizas una mezcla para macetas como una mezcla para hortalizas y hierbas o una mezcla multiuso, suelen contener un fertilizante de liberación lenta que proporcionará alimento a tus plantas durante un cierto periodo de tiempo, generalmente entre 3 y 9 meses. Pero, ¿debería aplicar además un fertilizante granulado o de base acuosa para obtener mayores beneficios?

Cuando se cultivan hortalizas, siempre se aconseja dar alimento adicional a la planta para maximizar la cosecha.  Aplique un fertilizante granulado una vez cada 3-4 semanas durante la temporada de cultivo o puede utilizar la opción hidrosoluble, en la que se mezcla al regar, pero una vez a la semana.

Hay muchos tipos de abonos disponibles en el mercado: Para tomates, hortalizas y frutas, para flores y multiusos, por ejemplo. Cada uno de ellos tiene una proporción NPK (nitrógeno-fósforo-potasio) única.

En la medida de lo posible, debes utilizar un abono específico para el tipo de planta que cultivas. Pero debes saber que utilizar, por ejemplo, un abono de flores para las hortalizas no será perjudicial para tus cultivos.

 

¿Qué debo añadir a mi tierra antes de plantar hortalizas?

El compost ayuda a los suelos arenosos a retener más humedad y nutrientes, y hace que los suelos arcillosos sean más ligeros y drenen mejor. El compost también aporta los nutrientes que necesitan las plantas. Trabaja una capa de dos a tres pulgadas de compost en el suelo con un rotocultivador o una pala al menos un mes antes de plantar.

¿Cuándo debo empezar a abonar mi huerto?

En el caso de los cultivos comestibles, el abono suele aplicarse en primavera y mezclarse con la tierra del huerto antes de plantar. Si ya has sembrado las semillas o plantado las plántulas, puedes añadir suavemente fertilizante granulado (no abono líquido, que puede quemar las raíces jóvenes) alrededor de las plantas.

  Como plantar musgo sphagnum

¿Qué tipo de abono utiliza para los tomates?

Algunos cultivadores prefieren utilizar un abono con alto contenido en fósforo, indicado por un número intermedio mayor. También puedes simplificar las cosas con un abono especialmente formulado para tomates, normalmente con una proporción 3-4-6 o 4-7-10. Lo más importante es que no abones en exceso. Lo más importante es que no abones en exceso. Siempre es mejor poco abono que demasiado.

 

¿Debo abonar mi huerto en otoño?

Si quieres cultivar tus propias hortalizas, tu huerto necesita tener el tipo de tierra adecuado para proporcionar nutrientes a tus plantas. Por suerte, hay formas sencillas de preparar el suelo para obtener el mejor rendimiento durante toda la temporada de cultivo. Empieza por analizar la tierra de tu huerto y, a continuación, utiliza materiales orgánicos y fertilizantes para ajustar el pH y el drenaje. Una vez que la tierra esté lista, fórmala en hileras para tus hortalizas y ¡ya puedes plantarlas!

“Necesitaba saber cómo preparar la tierra para mi huerto. Este artículo me dio los detalles específicos para la preparación y el tiempo entre la preparación y la siembra. Tenemos compost, así que usaremos nuestro propio abono y empezaremos mañana. “…” más

“Esta ha sido la explicación más completa y a la vez sencilla que he visto sobre este tema. Como jardinero en apuros, este artículo me ha ayudado a identificar por qué fracaso a la hora de producir cosechas exitosas. Bravo. Gran artículo.”…” más

El mejor abono para el huerto

Los nutrientes fertilizantes que necesitan las hortalizas en mayor cantidad son el nitrógeno (N), el fósforo (P) y el potasio (K). Otros nutrientes, como el hierro, el cobre, el manganeso y el zinc, son necesarios en cantidades mucho menores. A excepción del nitrógeno y el fósforo, lo más probable es que estos nutrientes estén disponibles en el suelo en cantidades adecuadas o incluso excesivas. Añadir nutrientes que no se necesitan puede causar deficiencias de otros nutrientes y provocar un desequilibrio de nutrientes. Nadie puede decirle lo que su suelo necesita realmente sin recurrir a un análisis de suelo realizado por un laboratorio analítico.

  Como hacer esquejes de rosa

Una recomendación habitual para las hortalizas es aplicar 1 libra de un fertilizante 10-10-10 o 2 libras de un fertilizante 5-10-5 (o 5-10-10) por cada 100 pies de hilera. El primer número es el porcentaje en peso de nitrógeno, el segundo el porcentaje en peso de fósforo y el tercer número es el porcentaje en peso de potasio en el producto fertilizante. Así, 100 libras de un fertilizante 5-10-10 contienen 5 libras de nitrógeno, 10 libras de fósforo y 10 libras de potasio. Como ya se ha mencionado, aplicar nutrientes que no se necesitan puede causar problemas a las hortalizas que se cultivan.

Abono para huertos 10-10-10

Todas las plantas comestibles extraen algunos nutrientes del suelo, y algunas tienen un apetito tan grande que agotan rápidamente el suelo (y luego producen una mala cosecha) sin la ayuda de fertilizantes. El abono es especialmente útil al principio, cuando las plantas crecen rápidamente. La clave está en adaptar la estrategia de fertilización a la planta.

Con la experiencia, aprenderás a ajustar las cantidades de abono a las necesidades de las plantas según el clima y el suelo. Las cebollas, los tomates, el maíz dulce y las hortalizas cultivadas en contenedores responden a técnicas especiales de fertilización, pero la mayoría de los cultivos crecen bien si simplemente mezclas un fertilizante equilibrado en el suelo cuando colocas las plantas. Utilice las listas siguientes para determinar el mejor método para alimentar sus hortalizas favoritas.

  Como conservar el musgo verde

Hortícolas moderados  Suelen necesitar un buen drenaje y un mantillo que retenga la humedad más que fertilizantes. Evite utilizar fertilizantes orgánicos elaborados principalmente a partir de estiércol procesado cuando prepare la tierra para remolachas, zanahorias y otros cultivos de raíces. El estiércol puede contribuir a la aparición de costras en la piel de las patatas y de raíces bifurcadas en zanahorias y chirivías. Las que se alimentan moderadamente responden bien a los alimentos líquidos para plantas. Las que se alimentan poco suelen beneficiarse de una pequeña cantidad de abono inicial, pero no requieren alimentación adicional cuando se cultivan en un suelo enriquecido con compost.

Entradas relacionadas