Arbol de lilas cuidados

Cuidado del lila enano

La floración de las lilas es una de las señales de que la primavera está dando paso al verano y, una vez que se abren esas fragantes flores, los jardines entran en una fase más suave. La forma más común de lila es la Syringa vulgaris, a menudo llamada lila arbórea, que se plantaba en todos los jardines británicos a principios del siglo XX.

Los eduardianos adoraban las lilas y se utilizaban mucho como flor cortada. Cayeron en desgracia en la década de 1960, pero ahora los jardineros vuelven a plantarlas porque pocos arbustos producen flores tan suntuosas.

Las formas de Syringa vulgaris son adaptables y longevas. Las lilas toleran la contaminación y parecen prosperar en todos los suelos, por lo que son muy fáciles de cultivar. Las variedades más pequeñas pueden ser más exigentes, pero son excelentes plantas de maceta para un patio soleado.

Cuando se poda una lila madura que no ha sido cuidada, la técnica consiste en podar en tres fases. Reduzca un tercio del arbusto con fuerza (después de la floración) y luego reduzca el siguiente tercio al año siguiente, de nuevo después de la floración. Termina el tercio restante al año siguiente y ya puedes podar drásticamente. Al quinto año, las flores de lila se verán fácilmente en el jardín.

¿Cuándo se debe podar un árbol de lilas?

Cuándo podar. Como regla general, todas las lilas deben podarse inmediatamente después de la floración primaveral. Dado que las lilas forman los botones florales del año siguiente justo después de que las flores del año en curso se hayan marchitado, podarlas más tarde en verano u otoño hará que se corten muchas o todas las flores del año siguiente.

¿Qué se hace con un árbol de lilas en invierno?

Para evitar que las raíces se hinchen durante el invierno (exposición de las raíces debido a la congelación y descongelación del suelo), cubra la base de la planta con 3 ó 4 pulgadas de mantillo. A finales del invierno o principios de la primavera, si se produce una helada fuerte, es posible que tengas que cubrir el arbusto para proteger los nuevos brotes. Puedes utilizar una manta, una tienda de plástico o arpillera.

  Secretos de la poda de cerezos en España: ¿Cuándo es el momento perfecto?

Cuidado del lila coreano

David Beaulieu es experto en paisajismo y fotógrafo de plantas, con 20 años de experiencia. Estuvo en el negocio de los viveros durante más de una década, trabajando con una gran variedad de plantas. David ha sido entrevistado por numerosos periódicos y revistas nacionales de EE.UU., como Woman’s World y American Way.

Kathleen Miller es una prestigiosa maestra jardinera y horticultora que comparte sus conocimientos sobre vida sostenible, jardinería ecológica, agricultura y diseño paisajístico. Fundó Gaia’s Farm and Gardens, una granja de permacultura sostenible en funcionamiento, y escribe en Gaia Grows, una columna de un periódico local.  Tiene más de 30 años de experiencia en jardinería y agricultura sostenible.

Las lilas comunes (Syringa vulgaris) son arbustos de hoja caduca que florecen en primavera. Pertenecen a la familia de los olivos, junto con otras plantas ornamentales como los fresnos, los arbustos de forsitia y los setos de ligustro. La cualidad más destacada de muchas variedades de lilas es la dulce fragancia de sus flores. Las flores aparecen en racimos ramificados o panículas. Cada flor mide sólo 1/3 de pulgada.  Las hojas son de color gris verdoso a azul verdoso y miden entre 5 y 7 cm de largo; no cambian de color en otoño. Y la corteza de este arbusto es de color gris a marrón grisáceo.  El mejor momento para plantar arbustos de lilas es a principios de otoño, antes de que el suelo se congele. Tienen un ritmo de crecimiento moderado de 1 a 2 pies al año.

  Arbol baobab en españa

Hojas de lila

Las lilas son un punto brillante de la primavera, ya que nos recuerdan que se avecinan días más cálidos. Si te acercas a un jardín o a un vecindario con lilas en flor, seguro que las hueles antes de verlas. Los diminutos racimos de flores desprenden una fragancia potente y dulce que puede llenar un jardín o una habitación, aunque sólo haya una flor cortada.

Cultivar lilas en el jardín es bastante sencillo. Se trata de un arbusto tolerante y fácil de cultivar; una vez establecido, prospera con muy poco mantenimiento. Además de su popularidad entre los jardineros, la lila es una buena fuente de néctar para polinizadores como colibríes, mariposas y abejas. Además, ofrece un buen hábitat para las aves durante todo el año. A continuación te explicamos cómo conseguir que las lilas crezcan y prosperen en tu jardín.

Para que florezcan más rápido, empieza con un arbusto de lilas desarrollado de unos pocos años de edad en tu tienda de jardinería. Puede que te cueste un poco más comprar un arbusto establecido, pero como estas plantas no empiezan a florecer hasta que tienen tres o cuatro años, puede merecer la pena la inversión.

Esquema de poda de las lilas

La lila púrpura común (Syringa vulgaris) es uno de los arbustos fragantes de floración múltiple más populares. Esta planta prospera en las zonas de crecimiento USDA 3 a 7. Las lilas son arbustos resistentes, lo que significa que necesitan muy pocos cuidados para sobrevivir. Pueden soportar temperaturas de -40 grados Fahrenheit (-40 C), pero pueden necesitar cierta protección contra los vientos helados que dañan los botones florales.

Para favorecer la producción de flores, las lilas necesitan inviernos fríos que ayuden a fijar las floraciones de la próxima temporada. Durante la estación fría, mientras el arbusto está inactivo, no necesita mucho mantenimiento. La principal preocupación de las lilas durante el invierno es la deshidratación causada por el suelo helado y los vientos secos del invierno. Un suelo bien drenado ayuda a evitar que el agua helada dañe las raíces.

  Arbol de jupiter cuidados

Piense en el clima invernal cuando decida dónde plantar su arbusto de lilas. Esta planta necesita al menos 8 horas de sol y un suelo de alcalino a neutro para estar sana. Evite plantarlos contra un edificio o pared de color claro. El reflejo puede provocar quemaduras invernales. Para ayudar a prevenir las quemaduras invernales (exposición de las raíces debido a la congelación y descongelación del suelo), cubra la base de la planta con 3 ó 4 pulgadas de mantillo. A finales del invierno o principios de la primavera, si se produce una helada fuerte, es posible que tengas que cubrir el arbusto para proteger los nuevos brotes. Puedes utilizar una manta, una tienda de plástico o arpillera.

Entradas relacionadas