Arbol con cuyas hojas se prepara una infusion sedante

Plantas utilizadas para aliviar la ansiedad

La tila (también conocida comúnmente como flor de tilo) es un sedante calmante y se utiliza habitualmente para tratar la ansiedad y el nerviosismo. Sus propiedades diaforéticas (inductoras del sudor) hacen que a menudo forme parte de los remedios para la fiebre y su capacidad para relajar los vasos sanguíneos y hacer que se ensanchen lo hacen útil para ayudar con la hipertensión.

La tila es uno de los aromas más embriagadores del verano y cuando los tilos están en plena floración vibran literalmente con el zumbido de las abejas. El aroma es el de la miel más deliciosa y durante unas pocas semanas impregna el aire. No es de extrañar que las flores de este árbol sean las más apreciadas en infusiones y que su don clave sea relajarnos y adormecernos. En Francia existe incluso la tradición de dormir a los niños traviesos bajo las ramas del árbol.

La flor del tilo no debe confundirse con el cítrico tilo, que pertenece a una familia de plantas totalmente distinta. Estos árboles han sido apreciados durante mucho tiempo tanto por sus flores como por su madera, también conocida como tilo, que es de color pálido y puede tallarse de forma muy compleja. En muchas iglesias medievales se ha utilizado el tilo para decorar y, como su nombre indica, para fabricar instrumentos de cuerda.

¿Qué parte del árbol se utiliza para fabricar medicamentos?

Ejemplos de cortezas utilizadas por sus propiedades medicinales son la corteza de quina, la corteza de roble, la corteza de pimienta y la corteza de sauce. Bulbo: Un bulbo se define como una estructura carnosa compuesta por numerosas capas de bases foliares, también conocidas como escamas de bulbo. Las especies de cebollas y los bulbos de ajo son populares para usos medicinales.

¿Para qué se utilizan las hojas de tilo?

Hoy en día, el tilo se utiliza en muchos remedios contra la tos y el resfriado. Los principios activos del tilo favorecen la sudoración, lo que puede ayudar a tratar a las personas con fiebre. Sin embargo, no hay pruebas científicas de su eficacia. Los tilos también son apreciados por su madera y carbón vegetal, y por la miel que se obtiene de sus flores.

  Cómo cultivar árboles frutales enanos en macetas

Té de tilo

Durante toda la existencia de la humanidad hemos dependido de los árboles como alimento, medicina y refugio. Los árboles son algunos de los organismos más grandes y longevos de la Tierra. Por eso no es de extrañar que las civilizaciones antiguas atribuyeran un gran significado a los árboles. La propia fundación de los Jardines de Longwood se centra en el Arboreto de Peirce, una colección histórica de árboles iniciada en el siglo XIX en los terrenos que se convertirían en los Jardines. Nuestro fundador, Pierre S. du Pont, comprendió el gran valor de los árboles y compró la propiedad para salvar el arboreto de la destrucción. Ver crecer los árboles que he plantado me llena de alegría; conocer la tradición de estos árboles añade una nueva capa de significado que me conecta con épocas lejanas y culturas diversas. Me gustaría compartir algunas de mis historias favoritas sobre los árboles e invitarles a echar otro vistazo a las relaciones que todos compartimos con el mundo vivo que nos rodea.

En los Jardines hay varios fresnos de gran porte. Un prominente ejemplar de fresno blanco (Fraxinus americana), que se ve aquí a principios de primavera, te saluda de camino a la casa del árbol de la Catedral del Dosel, en el camino entre los lagos Grande y Pequeño.

Usos de las lamiáceas

La tila es una hierba que procede de varias especies de Tilia, o tilo. Se ha utilizado en la medicina popular europea durante siglos para tratar una amplia gama de problemas de salud. Las flores de 2 especies de tilo (Tilia cordata y Tilia platyphyllos) se utilizaban históricamente para calmar los nervios y tratar problemas de salud asociados a la ansiedad. Estas flores se tomaban en infusión para aliviar la ansiedad relacionada con la indigestión, los latidos irregulares del corazón y los vómitos. Hoy en día, el tilo se utiliza en muchos remedios para la tos y el resfriado. Sus principios activos favorecen la sudoración, lo que puede ayudar a tratar la fiebre. Sin embargo, no hay pruebas científicas de su eficacia. Los tilos también son apreciados por su madera y carbón vegetal, y por la miel que se obtiene de sus flores.

  Como proteger un arbol de las heladas

La especie Tilia crece en climas templados del norte. Son árboles de hoja caduca (pierden las hojas en invierno) que pueden alcanzar una altura de 90 pies y pueden vivir hasta 1.000 años. Las fórmulas herbáceas con flores de tilo suelen requerir Tilia cordata, el tilo europeo de hojas pequeñas también conocido como tilo de invierno, o Tilia platyphyllos, el tilo de verano de hojas grandes y floración temprana. Ambas especies suelen plantarse a lo largo de las calles de las ciudades. Dependiendo de la especie, su fragancia varía de fuerte y dulce a bastante rica. Las flores secas son ligeramente dulces y pegajosas, y el fruto es algo dulce y viscoso. El té de tilo tiene un sabor agradable, debido en parte al aceite volátil aromático que se encuentra en las flores.

Tilo

Parte de la información relativa al uso medicinal de las plantas se ha sustentado en estudios científicos y en el estudio del uso de plantas afines en otras partes del mundo. Por ejemplo, el kawakawa tiene parientes que se utilizan con fines medicinales en otros países del Pacífico Sur y ha sido objeto de investigaciones científicas.

Una infusión de la corteza se utiliza externa e internamente como sedante. También se utilizaba para las escaldaduras y quemaduras. Las cenizas de la corteza se frotaban sobre la piel para tratar enfermedades cutáneas. El vapor de las hojas hervidas en agua se utilizaba para los resfriados. La corteza interior se hervía y el líquido se utilizaba como enjuague bucal.

  Arbol que exuda el liquidambar

El koromiko está muy extendido en Nueva Zelanda. Una infusión de las hojas se utilizaba como astringente para la disentería. Las cataplasmas se utilizaban para las úlceras. Se consideraba bueno para los riñones y la vejiga, así como para la diarrea y como tónico.

El harakeke se encuentra en toda Nueva Zelanda, sobre todo en los pantanos de las tierras bajas. Actualmente, la semilla se utiliza para obtener aceite, ya que es rica en ácido linoleico, un ácido graso esencial. Los primeros registros identifican una amplia gama de usos del harakeke, desde el tratamiento del estreñimiento hasta la curación de quemaduras y heridas de bala y bayoneta.

Entradas relacionadas